Trasero robótico Ford para mejorar la calidad de los asientos

Trasero robótico Ford
Trasero robótico Ford

Robutt, el trasero robótico Ford es la más reciente aplicación de la tecnología para mejorar la calidad de los asientos, a través de más de 25,000 repeticiones para replicar una década de uso en sólo tres semanas.

Ford creó este robot para que replique los movimientos de un trasero humano y simule a la perfección cómo es que los conductores y pasajeros entran y salen de los respectivos asientos de sus autos.

Los ingenieros utilizaron mapas de presión para establecer un “patrón de asiento”. Gracias a estos datos pueden poner a prueba el desgaste y rotura de los materiales mediante el uso de un trasero robótico Ford –o Robutt– para replicar los recorridos más habituales.

“Desde el primer momento en que subimos a un auto, el asiento crea una sensación de comodidad y calidad”, dijo Svenja Froelich, ingeniera de durabilidad en la sede europea de Ford en Colonia, Alemania. “Antes utilizábamos cilindros neumáticos que se movían hacía arriba y hacia abajo y ya está. Ahora, con el Robutt, somos capaces de replicar de manera muy precisa el comportamiento real de las personas”.

El Robutt, que está basado en las dimensiones de un hombre de tamaño medio, fue utilizado para condensar 10 años de conducción en tan sólo tres semanas como parte de las pruebas del nuevo Ford Fiesta, repitiendo 25,000 veces la acción de sentarse y levantarse.

Trasero robótico Ford

Ford ya utiliza otras tecnologías modernas para acelerar el diseño y desarrollo de sus autos, como Microsoft HoloLens, un software que está cambiando la forma en que trabajan los diseñadores e ingenieros de Ford en Dearborn, Michigan.

Gracias a esto, han cambiado las herramientas de modelaje en arcilla por cascos de realidad virtual y software de visualización que les permiten cambiar elementos de diseño de vehículo como retrovisores, rejillas o interiores, en solo unos segundos.

Esta herramienta les permite ver elementos virtuales de diseño como si fuesen parte de vehículos reales.

Con esto, los diseñadores han podido explorar diferentes formas, tamaños y texturas de futuros atributos de vehículos en cuestión de horas o minutos en vez de las semanas y meses que se puede tardar en crear modelos de arcilla.

Otro ejemplo es el Ford Reality Check, una tecnología desarrollada en conjunto con la firma Happy Finish y Google, que crea un ambiente en el que se exagera el fenómeno llamado FOMO (Fear of Missing Out), o temor a perderse algo, y permite experimentar las potencialmente fatales consecuencias de conducir distraído.

El proyecto Robutt parece mucho más simple, pero es igualmente importante en el desarrollo de los autos Ford.

Robutt, el trasero robótico Ford para mejorar la calidad de los asientos

You may also like

Sign In

Reset Your Password

Email Newsletter