FIAT como obras de arte en el Triennale Design Museum

FIAT como obras de arte
FIAT como obras de arte
FIAT como obras de arte
FIAT como obras de arte
FIAT como obras de arte
FIAT como obras de arte
FIAT como obras de arte

La 13ra. edición del Triennale Design Museum destaca a los modelos Fiat como obras de arte, bajo el título Storie. Design italiano, con el Fiat 500 N (1958) y el Fiat Panda 30 (1980), como las estrellas de la exhibición.

Algunos vehículos pasan a la historia por sus innovaciones en el campo de la tecnología o el diseño. Otros merecen ser recordados por lo que significaron para la vida cotidiana de toda una generación o de un país entero.

Sin embargo, pocos logran combinar estas dos características: técnica avanzada y sentimiento profundo, y dejar así una marca indeleble, para convertirse en una especie de icono de su época.

Pero cuando esto ocurre, surgen las obras maestras esenciales de la historia de la industria. Y estos raros triunfos han incluido al Fiat 500 y al Fiat Panda, dos vehículos emblemáticos que se originaron a partir de la creatividad italiana y que pronto se unieron y convirtieron en un elemento permanente en la memoria colectiva del mercado internacional.

El atemporal Fiat 500 ya ha estado antes en las salas de un museo. De hecho, el año pasado un vehículo de la serie F, el 500 más popular de todos los tiempos, se convirtió en parte de la colección permanente del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

FIAT como obras de arte en el Triennale Design Museum

Y hoy es el turno de un espléndido 500 N 1958. Al cruzar el umbral del Triennale Design Museum, se confirma la importancia de este modelo, que fue responsable de “motorizar” a los italianos, y al mismo tiempo se convirtió en una auténtica obra de diseño, reconocida a nivel mundial.

El Fiat 500 N se unirá a otro vehículo que es igual de famoso: el Fiat Panda 30, otro icono italiano que ha proporcionado una forma inconfundible de experimentar la relación diaria con el automóvil desde los años 80: más inmediata, más relajada y definitivamente más sencilla.

Estas dos maravillas de la industria automotriz italiana pertenecen a la valiosa colección de FCA Heritage, departamento del Grupo responsable de proteger y promover el patrimonio histórico de las marcas italianas del Grupo FIAT Chrysler.

Producido en agosto de 1958 y caracterizado por su color de carrocería azul claro, el Fiat 500 N expuesto en Milán pertenece a la primera serie del modelo e incluye las mejoras presentadas por Fiat en el Salón del Automóvil de Turín en noviembre de 1957, que mejoraron el nivel de acabado del vehículo.

Igualmente fascinante es la historia del segundo icono de Fiat expuesto en el Triennale Design Museum: el vehículo en cuestión es un Panda 30 producido en 1980. Con su carrocería de color rojo, el vehículo expuesto pertenece a la primera serie de este modelo, de la que se han fabricado un total de más de 7,5 millones de vehículos hasta la fecha.

Retomando el tema de FIAT como obras de arte, todo comenzó a mediados de la década de los 70, cuando surgió la necesidad de diseñar un nuevo vehículo de tracción delantera para acompañar al Fiat 126 y al Fiat 127.

Inicialmente conocido como “Cero”, el diseño tomó el nombre de “Diseño 141” y en 1978 se prepararon los primeros prototipos.

El nombre elegido fue “Panda”, siguiendo las mismas líneas inauguradas con el Ritmo que, a diferencia del procedimiento estándar adoptado en décadas anteriores, había abandonado el uso del nombre técnico del proyecto, optando por uno nuevo, más imaginativo y pegadizo. En marzo de 1980, después de su preestreno en el Palacio del Quirinal, el nuevo Fiat utilitario debutó en el Auto Show Ginebra.

El Triennale Design Museum, el primer museo de diseño italiano, se inauguró en el Trienal en diciembre de 2007, como un museo “mutante” que, cada año durante 10 años, ha cambiado su orden y diseño, cada vez con el objetivo de ofrecer diferentes respuestas a la misma pregunta básica: ¿qué es el diseño italiano?

Hablando de FIAT como obras de arte, en la undécima edición del Triennale Design Museum cuenta la historia del diseño italiano a través de una amplia gama de historias, que se combinan para definir su naturaleza compleja.

El Museo exhibe una selección de 180 obras, la mayoría de la Colección Permanente del Triennale Design Museum, realizadas entre 1902 y 1998, identificadas como los ejemplos más representativos del diseño italiano por sus contribuciones en términos de innovación técnica y formal, de estética, experimentación, distinción y éxito del público.

Se nos introduce así en el problema de cuáles deben ser las piezas imprescindibles que deben exponerse en un museo del diseño, definiendo lo que puede considerarse un “icono” y determinando si este término es realmente efectivo cuando se aplica al contexto del diseño.

You may also like

By 

Sign In

Reset Your Password

Email Newsletter