Feliz 50 Aniversario FIAT 124, la leyenda italiana

FIA 124 Sport Spider de 1966: nace una leyenda

El modelo reinterpretaba gran parte de la mecánica del Fiat 124 sedán, pero se diseñó desde el principio con algunas características marcadamente deportivas.

La marca Pininfarina aseguraba la elegancia del diseño y de los interiores y, en conjunto, el 124 Sport Spider se distinguía por la alta calidad general de los acabados, de los accesorios y de los colores. El vehículo medía 3,97 m de largo y la línea exterior resultaba moderna, sobria y bien proporcionada.

La mirada seguía la vista lateral realzada por la forma del guardabarros trasero que se unía, bajando ligeramente, al delantero. El frontal era compacto y plano, aligerado por el hueco donde se alojaban los dos faros delanteros ligeramente retraídos.

La toma de aire presentaba una forma hexagonal original, mientras que el parachoques era envolvente y sin aristas.

La parte trasera se caracterizaba por dos aletas ligeramente inclinadas hacia arriba, formando una línea cóncava que se conectaba al perfil del maletero.

Así pues, tenía el estilo y las proporciones más atractivas de su época: un automóvil bello entre el encanto de aquella época, que en el stand Fiat de ese noviembre de 1966 estaba representado por Miss Italia y Miss Sonrisa, y por la actriz Marisa Solinas.

La capota tenía una luneta de vinilite y también incluía dos cristales laterales que se retraían cuando se abría la capota.

La amplia superficie acristalada garantizaba visibilidad en cualquier dirección. Los resultados aerodinámicos permitían un vehículo apto para altas velocidades y, al mismo tiempo, un vehículo ágil en el tráfico urbano.

El corte de las ventanillas y del parabrisas, los detalles de las manillas, de los faros, de las luces, los asientos y los colores, se caracterizaban por la búsqueda de la utilidad y la elegancia.