Autos eléctricos Porsche; más de 100 años de historia

Autos eléctricos Porsche, Lohner-Porsche 1900

El  Lohner-Porsche fue el segundo automóvil diseñado por Ferdinand Porsche.

También era eléctrico y se presentó el 15 de abril de 1900 en la Feria Mundial de París, que concentró a más de 75,000 expositores y cuyo lema era Los logros del siglo.

A primera vista podría parecer un carruaje, pero presentaba una tecnología que sigue siendo revolucionaria actualmente: cada una de sus ruedas delanteras albergaba un motor eléctrico con un peso de 253 libras (115 kilos) y una potencia de 2.5 caballos de fuerza a 120 revoluciones  por minuto.

Las ruedas, como el rotor del motor de corriente continua, giraban en el sentido del eje, es decir, en el sentido de la marcha y este sistema permitía prescindir de pesadas transmisiones y engranajes, logrando una eficiencia de 83%, inigualable en ese momento.

Estos motores estaban alimentados por una batería de plomo de 44 celdas, con 300 amperios y 80 voltios, que ofrecía una capacidad energética de 24 Kwh y pesaba 903 libras (410 kilogramos).

El Lohner-Porsche tenía 31.25 millas (50 kilómetros) de autonomía y alcanzaba una velocidad máxima continua de 23 millas por hora (37 km./h.), que podría llegar hasta las 31.25 millas por hora durante 20 minutos.

Una versión especial de competición del Lohner-Porsche participó en la prueba celebrada el 6 de noviembre de 1900, en Chislehurst, al sur de Londres.

Ferdinand Porsche desarrolló ese modelo para E.W Hart, un noble aficionado a las carreras. Esa nueva versión contaba con dos motores eléctricos más en el eje trasero y fue el primer automóvil de tracción total eléctrica.

Eso sí, por la energía que Hart requería para afrontar pruebas de largo recorrido, el peso del conjunto aumentó a 3,968 libras (1,800 kilos) y limitó la velocidad máxima a 37 millas por hora (60 km./h).