Range Rover Supercharged 2011: Difícilmente hay algo mejor

Range Rover Supercharged 2011Range Rover Supercharged 2011Range Rover Supercharged 2011Range Rover Supercharged 2011Range Rover Supercharged 2011Con esto de andar probando autos nuevos todas las semanas, llega un momento en que uno cree que nada más lo puede sorprender. Y entonces aparecen nuestros buenos amigos trayéndonos un Range Rover Supercharged, un vehículo que parece haber sido concebido, desarrollado y producido con la intención exclusiva de satisfacer cada uno de los sentidos de quien lo maneje o sea conducido en él.

Nada le falta a este Range Rover, especialmente en lo que se refiere a potencia y desempeño. Esta es la versión Supercharged, que cuenta con un motor V8 de 5 litros, que produce 510 caballos de potencia y 461 libras por pie cuadrado de torsión, que junto a la transmisión automática con Command Shift es capaz de acelerar un vehículo del peso y el tamaño de este Range Rover de 0 a 60 millas por hora en menos de 5 segundos.

Lo mejor de todo esto y lo que a mí en realidad me interesa es que todo este desempeño espectacular se logró dentro del mayor lujo y la más exigente sofisticación. Esta Range Rover por fuera es bellísima y muy elegante, pero por dentro no deja nada que desear, comenzando por su suntuosa tapicería de cuero, su timón completamente ajustable y también con acabado en cuero y sistema de calefacción, su climatizador de tres zonas, para que cada uno escoja la que más le gusta, detalles primorosos como luces interiores a diodos luminosos que resultan prácticos a la vez que muy elegantes.

En materia de seguridad también es sobresaliente este Range Rover gracias a sus siete bolsas inflables, el sistema de control de tracción en las cuatro ruedas, los frenos de potencia a disco con mordazas de seis pistones, el sistema antibloqueo de los frenos con cuatro canales y el control dinámico de estabilidad en cualquier tipo de terreno. No hay lujo sin suavidad y aquí también se luce este Range Rover, con su suspensión electrónica a aire y un sistema ya probado en modelos anteriores que permite subir o bajar el vehículo dependiendo del tipo de camino en el que se va a transitar.

Convengamos en que no es un vehículo barato, pero casi todo lo valioso en esta vida cuesta dinero y este vehículo inglés, tal como lo manejamos, tiene un precio de $104,915 dólares. Lo mejor, tratándose de un vehículo obviamente familiar, es disfrutarlo con esas personas que más queremos, porque un auto -aunque sea caro- podríamos eventualmente comprarlo, pero el amor de nuestros seres queridos no tiene precio.