Cadillac CTS-V: Poder y más poder

Ni BMW, ni Mercedes-Benz  tienen en sus filas un sedán de dimensiones similares  al poderoso como el Cadillac CTS-V, 556 caballos de fuerza es la carta de presentación de este modelo de origen americano.

Para demostrar que no solo se trata de ver quien tiene más caballos de fuerza, los ingenieros de la marca crearon un vehículo con un excelente desempeño en todos los aspectos. Transmisión, suspensión, dirección y motor en conjunto elevan el carácter del Cadillac. Rodando en el mítico infierno verde de Nürburgring  este caballero completo la vuelta de más de 13 millas (20.8 km) en solo  7:59:32.

Hay que tener en mente que el Cadillac CTS-V; ya sea  sedán, coupé o wagon es maquinado por el mismo motor que forma parte del Corvette ZR1. Por cuestiones de ingeniería el V8 de 6.2  litros sobrealimentado por un supercargador  no arroja los 638 caballos del deportivo americano. Aun con la rebaja de poder el CTS-V y sus 556 caballos de fuerza son suficientes para superar a más de tres vehículos de su segmento. Frente a  otros modelos alemanes de la competencia el CTS-V rebasa al Porsche Panamera Turbo S con 550 caballos de fuerza, Mercedes-Benz Clase E63 AMG con 518 caballos de fuerza. También podemos incluir al Nissan GT-R dueño de 530 caballos de fuerza.

Tu pie derecho es dueño de toda la sed de poder. Hay que ser dóciles con el acelerador, debido a tal cantidad de caballos deseosos de libertad es probable que dejes maracas de caucho sobre el asfalto.  Obviamente que cuando estas tras el volante de este Cadillac, lo primero que quieres hacer es comprobar su energía e hicimos todo lo contrario. Sales pateado por 551lb-pie y en menos de cuatro segundos comprobamos de lo que es capaz. Exactamente bastaron 3.9 segundos para sobrepasar las 60mph (100 km/h).

Donde sí queda atrás frente a sus rivales es la transmisión de seis velocidades, mientras sus competidores llegan con una caja doble embrague de 7 velocidades, CTS solo  tiene seis marchas con cambios manuales desde la palanca o mediante las paletas detrás del volante.

Así como la ley de la gravedad que dice “Todo lo que sube tiene que bajar” en este caso todo lo que acelera tiene que frenar. Unos frenos de disco de la marca Brembo tienen la enmienda para detener esta masa de 4,209 lbs (1,909 kg) inducidas por 556 caballos de fuerza. Para cumplir con el  alto desempeño unos neumáticos Michelin PilotSport ofrecen un excelente agarre al asfalto cuando se pide adrenalina. Rematan unos rines de aluminio de 19 pulgadas.

Además del destello del poderoso V8, la suspensión adaptativa colabora para entregar un manejo suave para aquellos momentos de tranquilidad  o en su defecto se convierte en  todo un guerrero de las pistas al endurecer los amortiguadores. Cambia de personalidad en un abrir y cerrar de ojos.

Si buscas espacio para la familia la mejor elección es el CTS-V sedán o wagon, al ser cuatro puertas no hay quejas por parte de los pasajeros al momento de acceder y viajar en él. Todo lo contrario a la versión coupé. Además de perder un espacio para un pasajero, al tener configuración 2 más 2, estar acomodados en la fila trasera no es de lo más cómodo en el espacio de piernas, si eres de talla grande la cabeza pegara en el techo debido a la caída del techo. Obviamente como autentico Cadillac, el lujo y buenos acabados no se quedan a un lado. Todo aderezado con elementos deportivos como el volante cubierto en Alcántara y asientos de la marca RECARO.

Las tres versiones del CTS-V inician en 63,215 dólares. La corona del sedán más feroz le duró poco tiempo con la aparición del BMW M5 con 560 caballos de fuerza.