Jaguar XK 2009: Lujo, emoción, elegancia y distinción

jaguarxk400El Jaguar XK 2009 es el modelo insignia de Jaguar, que representa con orgullo todo lo que la legendaria marca inglesa tiene que ofrecer. Fue totalmente rediseñado en el 2007, así que para el 2009 no trae mayores cambios, aparte de una nueva conexión e integración para iPod, y una edición especial del modelo XKR Portfolio.

La compañía Jaguar formó parte del conglomerado Ford desde 1989 hasta junio del 2008, cuando fue comprada (junto a Land Rover) por el conglomerado Tata Motors, de India. El nuevo XK fue entonces rediseñado al final de la era de Ford, y la compañía se había puesto como meta rediseñar un auto con la más alta tecnología y un definitivo enfoque en exclusividad, lujo, y distinción.

Alta tecnología

La meta de Jaguar ha sido construir un auto de alta tecnología. Por ejemplo, la carrocería está hecha de aluminio, contribuyendo a la reducción de peso y al mismo tiempo mayor solidez. El XK posee una pantalla sensible al tacto donde se controlan el estéreo y el sistema de navegación y se obtiene variada información sobre el vehículo. Los seguros de las puertas se abren automáticamente al detectar que el control remoto está cercano, y el encendido se hace por medio de un botón colocado en la consola central, sin necesidad de una llave. Opcionalmente está disponible un sistema de crucero adaptable que reduce la velocidad automáticamente si adelante viaja algún auto a menor velocidad.

Tras el volante

El XK es decididamente más sólido que su predecesor; tanto en la calle como en la autopista se siente como si el auto estuviera hecho de una sola pieza. Esto sin duda se debe a la construcción de monocoque de aluminio con barras transversales de magnesio en el chasis.

La dirección reacciona rápidamente y nos deja saber lo que está pasando en las ruedas. La suspensión es impresionante, suave pero con excelente reciprocidad. Los rines estándar son de 19 pulgadas, con opción de rines de 20 pulgadas. Los neumáticos Continental contribuyen también a un manejo suave, inclusive de bajo perfil.

Con 300 caballos de fuerza a nuestra disposición, el XK viene estándar con sistema de tracción y estabilidad, pero se puede desactivar para aquellos que saben cómo controlar tal poder. La aceleración de 0 a 60 mph que experimenté estuvo alrededor de los 6 segundos.

El V8 de 4.2 litros emite un sonido que seduce instantáneamente a cualquier amante de autos. El XK inclusive tiene un sistema de escape que cambia el volumen del rugido del motor: al arrancar y en fuertes aceleradas se escucha más el motor, pero a bajas velocidades o al manejar relajadamente, la cabina es tan silenciosa como en el mejor auto de lujo.

La caja de velocidades ZF automática de seis velocidades con control servo Bosch se puede operar de tres maneras diferentes. Primero en Drive para manejo normal. Si se quiere una respuesta más inmediata y deportiva, se coloca la palanca en “S” de Sport y las velocidades de la caja se retienen más bajas y por mayor tiempo, permitiendo mayor aceleración o recorte. Y tercero, en cualquiera de estos modos se pueden hacer los cambios semimanuales por medio de palancas localizadas en la parte trasera del volante, al estilo de un auto de Fórmula 1. La caja en general tiene una respuesta sumamente rápida en cualquier modo y se acopla armoniosamente con el motor.

La economía de combustible es bastante adecuada para un motor de este tamaño, dando sólo 16 millas por galón en la ciudad, pero hasta 25 mpg en la autopista.

Delicia inglesa

Jaguar se ha destacado en su historia parcialmente por el buen gusto que exhibe a la hora de fabricar el interior de un auto, y el XK del 2009 sin duda es una de sus mejores realizaciones. La cabina pareciera estar cubierta de pies a cabeza en suave cuero con bordado de punto doble, con los toques de madera de nogal y el cromo rompiendo sutilmente la exquisita monotonía del cremoso material. Es una experiencia inolvidable.

Ambos asientos delanteros se pueden ajustar eléctricamente en 12 direcciones, y tienen tres memorias programables. Como es de esperarse, con tantos ajustes disponibles es posible obtener la posición de manejo ideal para cada conductor. Los asientos traseros, sin embargo, son prácticamente de adorno, al igual que el maletero. Pero esto es de esperarse en un cupé de esta categoría. El comprador que está interesado en un XK sabe que el enfoque está en la experiencia de manejo y no en la practicidad.

Los instrumentos son simples de leer, y todos los controles predecibles y fáciles de operar. El sistema de navegación y el estéreo se controlan por medio de una pantalla táctil en el medio de tablero central. Encontré que la operación de todos estos sistemas es intuitiva y no ofrece mayor complicación.

El XK tiene disponible opcionalmente un sistema de asistencia de estacionado que le avisa al conductor qué tan cerca está de obstáculos tanto en la parte de atrás como adelante.

Para el 2009, el XK incluye una conexión para iPod, con integración y control en la pantalla táctil central. Simplemente conecta tu iPod por medio de un cable localizado en el compartimiento debajo del apoyabrazos central, y por medio de la pantalla en el tablero podrás controlar todas las funciones. El sistema de sonido estándar marca Alpine con seis altoparlantes me pareció adecuado, pero no espectacular. Jaguar ofrece opcionalmente un sistema más potente y completo Alpine Premium con nueve altoparlantes. El sistema de radio satelital SIRIUS también está disponible opcionalmente.

Conclusión

Este Jaguar es uno de los cupés deportivos de lujo más aclamados y deseados en el mundo, y no es misterio por qué. El XK combina un diseño de carrocería artístico, una dinámica de manejo sólida, alta tecnología y un potente motor, con un interior lujosísimo que hacen la experiencia de manejo algo especial.

El XK cupé del 2009 empieza en $75,500. Otros modelos no mencionados en este artículo son el XK convertible que empieza en $81,500, el XKR con un supercargador y 420 caballos de fuerza que empieza en $86,700, y el XKR convertible que empieza en $92,700.