Mercedes-AMG F1 confirma producción de híper auto

Mercedes-AMG F1
Mercedes-AMG F1 ya tiene cierta experiencia en las pistas de Fórmula 1 con el Mercedes-AMG GT S que usa como Safety Car.

Un miembro del equipo Mercedes-AMG F1, quien por razones obvias prefiere mantener su anonimato, ha confirmado lo que se ha venido rumorando desde hace ya varios meses; que la casa teutona está desarrollando un híper auto basado en el monoplaza de competencia.

El auto estará propulsado por un motor de 1.6 litros y seis cilindros en línea muy similar al que usa el auto de Fórmula 1 que conducen el campeón actual Lewis Hamilton y Nico Rosberg.

Al igual que en dicho monoplaza, el L6 será ayudado por un sistema eléctrico con recuperación de energía y en conjunto generarán más de 1,000 caballos de fuerza.

Convertir un motor de competición a uno de uso de calle no es tarea fácil, sobre todo considerando la corta vida de los primeros y las necesidades que tienen para su mantenimiento o inclusive para ponerse en funcionamiento.

A pesar de estas adversidades, se espera que el motor del auto de calle produzca por sí solo unos 900 caballos de fuerza, y la potencia total del auto se de hasta 1,500.

Una de las maneras en las que se podría llegar a dichas cifras de potencia es aumentando la cilindrada del auto a dos litros y añadiendo otra turbina, aunque esto también aumenta el riesgo de fallas.

Mercedes-AMG F1, de la pista a las calles

Mercedes-AMG F1
Lo más cercano a un híper auto que tiene Mercedes-AMG por ahora es el GT-R que tiene motor V8 BiTurbo de 577 caballos de fuerza.

 

El sistema eléctrico consistirá de al menos dos motores de 160 caballos de fuerza que darán potencia a las ruedas delanteras, siendo un tercer motor para las ruedas traseras una posibilidad.

Esto quiere decir que el auto será de tracción total, lo que ayudará a que acelere de 0 a 60 millas por hora (100 km/h) en menos de 2.3 segundos.

En cuanto al diseño del auto se espera que éste sea una interpretación del F1 W07 con toques de prototipo de Le Mans. La carrocería estaría hecha en su totalidad de fibra de carbono mientras que para las estructuras de protección se utilizarían  metales como aluminio en su construcción.

Por ahora, solo queda esperar si todo esto se convierte en realidad.