Bentley, una víctima más del downsizing

El próximo North American International Auto Show será donde el público podrá ver los nuevos modelos V8 del Bentley Continental y sorprenderse de que la marca de origen británico apele a motores más pequeños diciendo adiós al derroche de poder.

Se trata de un V8 de 4.0 litros con dos turbocargadores que estará disponible de momento para las versiones GT (cupé) y GTC (descapotable), el cual presume niveles excepcionales de potencia debido a que ostenta 500 caballos de fuerza. Pero lo interesante radica en el torque, ya que está disponible desde bajas revoluciones, 1,700 rpm, y se mantiene en una curva ascendente hasta aproximadamente las 5,000. La nueva fuente de poder trabaja en conjunto con una transmisión automática de nuevo desarrollo con ocho velocidades, superando las 60 mph (100 km/h) desde cero en menos de cinco segundos y presumiendo una velocidad máxima de aproximadamente 180 mph (290 km/h).

Lo interesante de este nuevo Continental es que alcanzará cifras impresionantes en cuanto a rendimiento de combustible se refiere, siendo capaz de ofrecer una autonomía de hasta 500 millas (800 kilómetros). Se rumorea además que las emisiones de CO2 serán muy bajas para el segmento, pero las cifras oficiales no se darán hasta principios del 2012; supuestamente la mejora en estos dos temas será de aproximadamente 40% sobre los V12. No es que al propietario de un Bentley le preocupe precisamente el costo de la gasolina, pero no está de más ser amigable con el ambiente.