Mercedes-Benz ML 63 AMG, deportividad para toda la familia

Hace unos meses les presentamos nuestras impresiones de diseño y manejo acerca de la nueva generación del Mercedes-Benz M. Pues bien, si aquel SUV nos dejó satisfechos en esta ocasión el nuevo ML63 con sello AMG nos dejó sorprendidos por la capacidad de respuesta y resonancia de su motor ocho cilindros.

Como es costumbre en la actualidad, el vehículo alemán además de ganar potencia respecto a su antecesor hace todo lo contrario en el consumo de combustible, ya que la aguja del medidor de gasolina bajará más despacio. Según datos de la firma bávara este modelo 2012 es más eficiente en un 33% si lo equiparamos con el ML que se vendía como modelo 2011.

Si tuviéramos que elegir entre este ML63 AMG y sus competidores BMW X5 y Porsche Cayenne, tendríamos que pensarlo más de dos veces. Y es que los tres rondan en la misma potencia, dimensiones, desempeño y confort. Pero esta discusión la dejaremos para otro día para ver quién es el rey de reyes en esta tercia de SUV´s.

Al momento de comparar el modelo anterior con el actual, obtiene 15 caballos de fuerza además de guardar un torque mayor de 44 lb-pie. Un par de turbocargadores hacen que el V8 gane más energía, en esta ocasión el equipo de ingenieros de AMG logró implementar 518 caballos de fuerza en el bloque del utilitario. Y vaya que se sienten. Un pequeño toque en el acelerador y tu cuerpo siente la presión ejercida por las 416 lb-pie de par motor. Comparado con sus archienemigos, el Mercedes-Benz rebasa al Porsche Cayenne con 18 caballos de fuerza pero queda por debajo del BMW X5 M y sus 555 caballos de fuerza.

Abres la puerta del conductor para sentarte en el asiento del conductor y te da la bienvenida todo lujo y comodidad que ofrece Mercedes-Benz en su gama de modelos. AMG intercambio algunos elementos para inclinar el ambiente de la camioneta a un ambiente más deportivo. Iluminación, pedales de aluminio, techo panorámico, fibra de carbono además de los asientos y el emblema AMG en diferentes partes del interior. Enaltece el más de medio millar de caballos de fuerza un sistema de audio de 10 bocinas de la marca harman–kardon. Se suma al tema de la tecnología el COMAND System, por medio de una pantalla táctil este sistema se engloban navegador, radio HD y satelital, disco duro para almacenar archivos digitales y comunicación vía Bluetooth.

Conducir este ML63 AMG es como si manejaras un Clase E, olvidas en todo momento desde la posición de manejo hasta el peso y la altura del vehículo. Algo a destacar es la excelente calidad de marcha, el papel que juegan el bastidor y las asistencias electrónicas las cuales brindan una gran estabilidad cuando las circunstancias del camino lo requieren.

Digamos que las cifras mencionadas anteriormente de potencia y torque  son insuficientes a tu sed de poder, la casa alemana ofrece un paquete para ajustar más fortaleza al motor de 5.5 litros. Nombrado AMG Performance Package hace que el clímax de empuje llegue a 550 caballos de fuerza y 560 lb-pie. Aunque para ello deberás sumar unos cientos de dólares más al precio base de $95,865 USD.

Debemos de confesar que durante el primer contacto que tuvimos con el ML63 AMG en las colinas de Malibu pudimos exprimir cada uno de sus caballos de fuerza. Con debidas atenciones al volante, manejamos en caminos ascendentes y motor no se fatiga, sino al contrario pide y pide más gasolina por medio del acelerador. Durante un trazado recto y plano la capacidad de aceleración es magnífica. Patea como un bronco. En menos de cinco segundos el V8 hace su respectiva labor, al contabilizar mentalmente cinco segundos el velocímetro ya ha sobrepasado las 60 mph (100 km/h). En ambas versiones la velocidad está limitada electrónicamente a 155 mph (248 km/h) y 174 mph (278 km/h) con el paquete de alto desempeño.

Tal vez en el arranque sientas relativamente lento el despegue, pero una vez que el par de turbos entran a trabajar y el tacómetro marca la cifra de 2,000 rpm es cuando viene la recompensa.  Todos los atributos de poder y reducción de consumo en gran parte se deben a la trasmisión automática de siete velocidades. Según sea el estilo de conducción la caja tiene la capacidad de modificar su personalidad  desde un modo eficiente y ecológico con el sistema Start/Stop hasta una respuesta más deportiva Sport para llevar al indicador del tacómetro a la zona roja.

También es posible regular la sensibilidad del sistema se suspensión  desde un nivel Comfort, hasta el Sport o de igual forma lo puede hacer de manera autónoma al seleccionar el modo Manual.

Llegamos a la conclusión que este ML63 AMG tiene todo para poner más caliente la competencia frente a sus compatriotas y porque no también los utilitarios japoneses además del Grand Cherokee SRT8.