Mayoría de los alemanes considera «excelentes» los autos Volkswagen

CEO de Volkswagen pidió disculpas por escándalo diesel

Mayoría de los alemanes considera «excelentes» los autos Volkswagen

A pesar del Escándalo TDI Diésel que afecta a más de 11 millones de vehículos en todo el mundo y tiene bajo amenaza la estabilidad del Grupo Volkswagen, la mayoría de los alemanes considera que los autos Volkswagen siguen siendo “excelentes”.

Esa es la opinión de 65% de 1,000 conductores alemanes encuestados recientemente a través de Internet por la firma Prophet, según reportó la agencia Reuters.

Además, 60% de los participantes indicaron que no consideran que la reputación de los productos “Made in Germany” no sufrirá consecuencias negativas por el escándalo que estalló el mes pasado tras descubrirse que ingenieros del Grupo Volkswagen instalaron intencionalmente programas de computación para alterar los resultados en las pruebas de emisiones de los autos equipados con un motor diesel.

Seis de cada 10 encuestados dijeron que el escándalo pasará pronto al olvido, sin embargo, algunos mostraron cierta preocupación por el daño que el escándalo le podría causar a otros negocios en Alemania o a la reputación de su capacidad en ingeniería automotriz y sobre todo en la confiabilidad.

El Grupo Volkswagen, que además de la marca de su nombre, controla Audi, Bentley, Porsche, Seat, Skoda, Lamborghini y Bugatti, entre otras, es el principal fabricante de autos de Alemania, donde la industria automotriz es responsable de más de 750,000 empleados directos.

Escándalo Volkswagen TDI incluye a 11 millones de vehículos

Volkswagen reconoció que la cifra de vehículos afectados por la manipulación de un software para reducir la medición de las emisiones contaminantes de los motores diesel incluye a unos 11 millones de unidades en todo el mundo, entre ellos 482,000 en Estados Unidos de las marcas Volkswagen y Audi.

Volkswagen, que vendió unos cinco millones de vehículos en todo el mundo en el primer trimestre de 2015, reconoció que sus ingenieros instalaron un programa para que los motores diesel de cuatro cilindros y 2.0 litros, registraran mediciones entre 10 y 40 veces por debajo de las reales, cuando estaban en “Modo de Prueba”, con lo que cumplían con los requerimientos de las pruebas realizada por lo general en garajes o laboratorios.

Sin embargo, una vez terminadas las pruebas, el auto desactiva el “Modo Prueba” y el motor libera gases contaminantes durante el manejo en carretera.