¿Por qué se rompieron los cristales de la Tesla Cybertruck?

cristales de la Tesla Cybertru

La causa más probable de la rotura de los cristales de la Tesla Cybertruck, que arruinó su debut la semana pasada, fue la repetición de impactos que sufrieron durante sus ensayos, que pudieron provocar microfisuras que afectaron a su resistencia.

Las ventanillas laterales de este modelo tienen cristal laminado, por lo que tienen mayor resistencia y no saltan en mil pedazos al romperse, detienen la entrada de elementos al habitáculo, evitan que los pasajeros salgan despedidos fuera del vehículo en un accidente y aumentan la rigidez estructural.

Tesla ha equipado este modelo con cristales ‘Tesla Armor Glass’, compuestos de un “vidrio ultrarresistente con láminas de polímeros que puede absorber y redirigir la fuerza de impacto para mejorar su rendimiento y tolerancia a los daños”, según explica en su página web.

La marca de California había publicado ensayos previos en los que los cristales del mismo vehículo que se empleó en la presentación no se rompían ante el impacto de la bola de acero de un kilo de peso (dos libras) lanzada contra ellos.

Pero la repetición de los impactos, y los diferentes ángulos y velocidades a los que la bola impactaba, pudieron provocar microfisuras no apreciables simple vista, que afectaron a la resistencia del cristal.

Este efecto es conocido y, de hecho, en numerosas pruebas de resistencia de cristales de seguridad se realizan impactos repetidos.

cristales de la Tesla Cybertru

Cristales de la Teslta Cybertruck mucho más seguros

A pesar de que esa demostración fue un “fiasco”, hay que destacar las cinco grandes ventajas:

  1. Estos cristales tienen más capacidad de absorción de impactos por su superior elasticidad y resistencia. La capacidad de absorción energética es el porcentaje de energía que es absorbida por un vidrio en relación a la energía total del impacto.

2. Cuando se rompen no saltan en mil pedazos, evitando que se produzcan lesiones a los ocupantes por este motivo. Gracias a su laminado interior, los fragmentos de cristal quedan adheridos a la capa o capas plásticas intermedias.

3. Detienen la entrada de elementos externos al habitáculo, con una mayor o menor eficacia dependiendo del material empleado en las láminas interiores, de su grosor y cantidad. Tesla no ha dado a conocer la composición ni cantidad de las capas de polímero de sus ‘Armor Glass’.

En el nivel 7 de blindaje, el máximo en un automóvil, se emplean cristales multicapa con láminas de polímeros de hasta 76 mm de espesor que resisten el impacto de balas del calibre 50. Y también evitan que los pasajeros salgan despedidos fuera del coche en una colisión en la que se rompan las ventanillas.

4. Este tipo de cristales aumenta la rigidez estructural del coche y contribuyen a reducir el aplastamiento del techo en caso de vuelco.

5. El laminado en los cristales suele tener protección contra los rayos ultravioleta y reduce el ruido que entra al habitáculo.

¿Por qué se rompieron los cristales de la Teslta Cybertruck?

Cristales laminados, un invento que salva vidas

En los inicios de la automoción los parabrisas se ganaron mala fama, pues en un accidente se rompían en mil pedazos y causaban lesiones en los ocupantes, viandantes y motoristas; lo que también comenzó a provocar numerosas demandas.

Por este motivo, cuando aparecieron los primeros vehículos cerrados, con cristales en los cuatro lados, muchas personas tenían miedo a subirse en ellos.

Todo ello, hasta la llegada del parabrisas laminado, uno de los inventos del automóvil que más vidas ha salvado y lesiones ha evitado.

Se descubrió por casualidad en 1903, cuando al inventor francés Edouard Benedictus se le cayó al suelo un vaso de vidrio y no se rompió en mil pedazos.

¿La causa? Ese vaso había contenido nitrato de celulosa y la película seca que quedó sobre el cristal mantuvo los trozos unidos cuando este se rompió.

Limpiaparabrisas Tesla Big Sky

Benedictus presentó en 1909 la patente de dos capas de vidrio con una de celulosa entre ellas, pero este tipo de cristales no se popularizó en el automóvil hasta que en 1938 Carleton Ellis fabricó el butiral de polivinilo, que no se decoloraba con el paso del tiempo.

En 1939, un anuncio de Ford -que recuerda mucho al actual de Tesla- decía que “el cristal de seguridad ‘Indestructo’ da la protección más completa. Además de no romperse en mil pedazos, es cristalino y nunca se decolora”.

Todos los coches emplean parabrisas laminados, pero muy pocos tienen cristales laminados en sus ventanillas laterales, por una mera cuestión de costes y de peso. En algunos casos se ofrecen ventanillas traseras laminadas con protección solar.

Al estar tintadas, en las delanteras no está permitido instalarlas con la finalidad de que se pueda ver e identificar al conductor desde fuera del vehículo.