Volkswagen I.D. R planea conquistar “La puerta del cielo” en China

Volkswagen I.D. R planea conquistar “La puerta del cielo”
Volkswagen I.D. R planea conquistar “La puerta del cielo”

Después de conquistar la montaña de Pikes Peak y antes de intentar batir el récord de velocidad en el “Infierno Verde”, el Volkswagen I.D. R, tiene un nuevo objetivo: la carretera de Tianmen Shan Big Gate, en China, una sinuosa carretera de 11 kilómetros de largo con 99 curvas y que avanza durante 1,200 metros de elevación.

El Volkswagen I.D. R tiene la firme intención de mostrarle al mundo lo rápidos que pueden ser los autos eléctricos, por lo que actualmente se encuentra en una gira mundial para conquistar récords por todo el globo y ahora el equipo ha elegido una carretera de montaña ubicada a 1,500 kilómetros de Pekín y que es poco frecuente que sea utilizada para esta clase de retos, pues su función común es la de ofrecer a los visitantes de la montaña Tianmen una vialidad para llegar hasta la cima del lugar.

Volkswagen I.D. R va por un reto más

Volkswagen I.D. R planea conquistar “La puerta del cielo”

Al no ser usual que se ocupe para este tipo de retos, la montaña no cuenta con un récord oficial, por lo que para el día de la prueba Volkswagen China convocará a diferentes equipos a una competencia, para marcar un tiempo de referencia a batir para el I.D. R, que será conducido nuevamente por el famoso piloto de carreras Romain Dumas.

El equipo de Volkswagen Motorsport declaró que eligieron este trazado ya que para la gente del lugar tiene un significado místico, pues a la montaña se le conoce también como “La puerta del cielo” además de ser catalogada como una de las rutas más complicadas en el mundo para su conducción, sin embargo esperan que el I.D. R vuelva a superar con creces la prueba  gracias a los 670 caballos de fuerza que ofrece su vehículo, los cuales lo catapultan de 0 a 62 millas por hora en tan solo 2.5 segundos.

Después de cumplir con este reto, el equipo viajará de regreso a Alemania, para realizar el reto más importante para el I.D. R, marcar un nuevo récord de vuelta para autos eléctricos en el Nürburgring Nordschleife, la pista de carreras más larga y desgastante de todo el mundo.