Toyota Prius Challenge, solo para expertos en conducción autónoma

Toyota Prius Challenge

El Toyota Prius Challenge 2017, que se llevó a cabo en Circuito de Sonoma, California, sirvió para la presentación del vehículo de investigación en seguridad avanzada de generación 2.0, creado por el Toyota Research Institute (TRI).

El programa convocada por Toyota es el marco perfecto para emprendedores, expertos en tecnología y entusiastas de la automoción de Silicon Valley para que colaboren con el TRI.

Este primer vehículo autónomo de pruebas se empleará para explorar una amplia variedad de funciones relacionadas con la conducción autónoma.

El trabajo de Toyota en este campo en Estados Unidos arrancó en 2005, en su centro técnico de Ann Arbor, Michigan, donde  Toyota registró sus primeras patentes relacionadas con el vehículo autónomo en en 2006.

Según un informe elaborado el pasado año por la división de Propiedad Intelectual y Ciencia de Thomson Reuters, Toyota cuenta con más patentes en este terreno que ninguna otra compañía.

“Este nuevo vehículo de investigación en seguridad avanzada constituye la primera plataforma de pruebas de conducción autónoma desarrollada íntegramente por el TRI y refleja el rápido avance de nuestro programa de conducción autónoma”, dijo el Presidente y CEO del TRI, Gill Pratt.

El sistema tiene un fuerte componente computacional, y se centra particularmente en la visión y el aprendizaje automático.

La sucesión y combinación de un conjunto de sensores de LIDAR (Light Detection and Ranging), radar y cámara, reduce la dependencia excesiva de los mapas de alta definición, en especial para sistemas que se diseñarán a corto plazo para su uso en zonas donde aún no existe ese tipo de mapas.

La plataforma es la segunda generación del vehículo de investigación en seguridad avanzada que Toyota presentó al público en el Salón de la Electrónica de Consumo, Consumer Electronics Show, CES Las Vegas 2013.

Toyota Prius Challenge 2017

Se ha creado a partir de un Lexus LS 600hL de la actual generación, con interfaz de transmisión electrónica (drive-by-wire).

La versión 2.0 ha sido diseñada para ser una plataforma de pruebas flexible y de aplicación inmediata, que puede actualizarse de forma continua y frecuente. El conjunto de tecnológicas se utilizarán para desarrollar las dos principales líneas de investigación del TRI: sistemas de ‘Chófer’ (Chauffeur) y ‘Guardián’ (Guardian).

El primero de ellos hace referencia al sistema totalmente autónomo y desplegado permanentemente clasificado por SAE International (SAE) como de autonomía Nivel 5 no restringida y funcionamiento Nivel 4 restringido y ‘geo vallado’ (geo-fenced operation).

Por su parte, el sistema ‘Guardián’ es un sistema de asistencia al conductor de alto nivel, que supervisa constantemente el entorno de conducción dentro y fuera del vehículo, preparado para alertar ante posibles peligros y para entrar en acción cuando sea necesario con el objetivo de evitar accidentes.

“Básicamente, se trata de un vehículo inteligente diseñado para que se haga más inteligente con el tiempo”, apunta Gill Pratt, quien añade: “Irá aprendiendo los distintos hábitos y capacidades de cada conductor, y se beneficiará de la inteligencia compartida de otros vehículos a medida que avancen las tecnologías de recogida de datos, datos compartidos y conectividad”. “Creemos que es posible que el sistema ‘Guardián’ se pueda desplegar más rápida y ampliamente que el ‘Chófer’, para proporcionar funciones de asistencia al conductor de alto nivel que ayuden a mitigar las colisiones y a salvar vidas, antes incluso de lo que quepa esperar”, asegura el máximo responsable de TRI.

Esta nueva versión del vehículo autónomo de Toyota ha hecho su primera aparición en el Prius Challenge 2017, un evento en el que un selecto grupo de emprendedores y expertos en tecnología colaboran con el TRI, creando una comunidad en torno a temas relacionados con la movilidad, el tratamiento de datos, la inteligencia artificial y la robótica.

El Toyota Research Institute es una filial de plena titularidad de Toyota Motor North America creada en 2015 y dirigida por el Dr. Gill Pratt.

Tiene por objeto reforzar la estructura investigadora de Toyota, y tiene encomendados cuatro mandatos iniciales:

1) Mejorar la seguridad de los automóviles.

2) Aumentar el acceso a los vehículos de quienes de otro modo no podrían conducir

3) Traducir la experiencia de Toyota en la creación de productos para la movilidad exterior en productos para la movilidad interior

4) Acelerar el desarrollo científico aplicando técnicas de inteligencia artificial y aprendizaje automático.

El TRI tiene previsto alcanzar una plantilla de unos 250 empleados y tiene su sede en Estados Unidos, con oficinas en el Stanford Research Park, en Palo Alto, California (TRI-PAL); en Kendall Square en Cambridge, Massachusetts (TRI-CAM), y en Ann Arbor, Michigan, cerca del campus de la Universidad de Michigan (TRI-ANN) www.tri.global

You may also like

Sign In

Reset Your Password

Email Newsletter