Top 4 consejos de seguridad para los viajes de Semana Santa

Revisa tus neumáticos

El 52% de los conductores no revisan el estado de sus neumáticos y 30% de los vehículos en circulación muestran neumáticos con señales de envejecimiento o irregularidades que pueden incrementar significativamente el riesgo de fallo.

También es importante que los neumáticos lleven el nivel de presión correcto. Aquellos que están bajos de presión no sólo ponen en peligro la capacidad para frenar y maniobrar con seguridad (aumentando la distancia de frenado hasta 50%), sino que consumen más combustible y se desgastan más rápidamente.

Por lo menos, 20% de los conductores no sigue ninguno de estos pasos y circula sin haber comprobado antes el estado de los neumáticos.

El 55% de los conductores no conoce la presión de inflado adecuada para su auto, ni la mejor forma de hacerlo.

Se recomienda que la presión se compruebe con los neumáticos fríos, ya que, de no ser así, el aire caliente se expande y se pueden obtener valores inexactos.

La información sobre los valores recomendados se puede encontrar en el manual del usuario, en el interior de las puertas o bajo el tapón de tanque de gasolina.

El 44% de los conductores tampoco sabe comprobar la profundidad de la banda de rodadura (siendo la mínima legal 1,6 mm).

La forma más fácil de determinarla es mediante el uso de un medidor especial o del indicador de desgaste incorporado a los neumáticos.

Si los marcadores de la banda de rodadura dispuestos transversalmente a la dirección de la marcha están al nivel del dibujo, es el momento de cambiarlo.

Como truco, basta insertar una moneda de 1 centavo en la banda y si se puede ver la cabeza de Lincoln, es hora de un cambio.

Es fundamental comprobar si hay rasguños, cortes y/u otros daños en los neumáticos. Además, las altas cargas durante los viajes de vacaciones combinadas con altas temperaturas y un nivel bajo de presión podría provocar un reventón y, en consecuencia, la posible pérdida de control de la dirección.

Especial atención debe prestarse a los neumáticos de caravanas, autocaravanas y remolques, sobre todo si no se han utilizado durante un tiempo.