McLaren Elva, el nuevo superdeportivo descapotable

Mejores superdeportivos 2019

La firma británica ha presentado por fin uno de sus proyectos más ambiciosos: el nuevo McLaren Elva, su superdeportivo descapotable que toma su inspiración en el antiguo McLaren-Elva M1A, construido en los años 60 con el desaparecido Elva Motors y que inclusive tuvo algunas versiones de calle.

El nuevo bólido de McLaren, al igual que su antecesor, porta una carrocería totalmente libre de ventanas, por lo que en el no encontraremos ni siquiera un parabrisas que proteja a los ocupantes, aunque este puede solicitarse como accesorio extra, claro con un costo adicional.

McLaren Elva

McLaren Elva, sin techo y sin problemas

Sin embargo, este diseño sin parabrisas no será una molestia para los ocupantes, dado que McLaren ha trabajado arduamente en su “burbuja aerodinámica”, una especie de capsula de aire que se forma alrededor de la cabina, gracias al deflector de aire activo que se puede elevar hasta 5.9 pulgadas, expulsando el aire por este conducto por encima de los pasajeros para tener un viaje tranquilo.

Sin embargo, esta burbuja aerodinámica no puede proteger a los pasajeros de las emocionantes sacudidas que provoca el motor V8 de 4.0 litros biturbo, capaz de generar 804 caballos de fuerza, conectado a una transmisión de doble embrague, con la que este vehículo puede acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 3 segundos y alcanza los 200 kilómetros por hora en apenas una 6.7 segundos.

McLaren Elva

Interior

En el interior del McLaren Elva podemos encontrar múltiples detalles de buen gusto, como el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 8 pulgadas y un espacio de almacenamiento detrás de los asientos, suficiente para guardar  2 cascos, si es que por alguna razón no quieres conducir sintiendo el aire en tu rostro.

La firma británica lanzará al mercado una producción limitada a tan solo 399 unidades del McLaren Elva, cada una de las cuales tendrá un costo de $1.69 millones, haciendo de este juguetito un exclusivo manjar para aquellos excéntricos que puedan gastar esa enorme cantidad de dinero solo para su diversión.