El legendario motor V8 de Bentley se despide de Europa y Medio Oriente

Por Marcos Bureau - 2024/05/14

motor V8

El legendario motor V8 de Bentley se despide de Europa y Medio Oriente. Foto Bentley

La marca de Crewe ha anunciado el retiro de su actual motor V8 biturbo de 4.0 litros, que impulsa los modelos Continental GT, Continental GTC y Flying Spur. Las regiones iniciales que presenciarán la salida de este mítico bloque incluirán el Reino Unido, Europa y Medio Oriente, con otras áreas siguiendo más adelante.

Aunque este motor seguirá usándose en la gama del Bentayga, la interrupción de la producción para las series Continental y Flying Spur marca un hito significativo en la estrategia Beyond100 de Bentley, cuya hoja de ruta marca que, para finales de este mismo año, toda su gama incorporará mecánicas híbridas.

Esta transición ya ha comenzado con la introducción de los modelos híbridos Bentayga y Flying Spur, modelos que, pese a las predicciones, han superado las expectativas de demanda de la compañía.

motor V8

Durante los últimos 75 años, el motor de combustión interna V8 ha sido un componente fundamental en numerosos vehículos Bentley. Foto: Bentley

Adiós al motor V8 de Bentley

Durante los últimos 75 años, el motor de combustión interna V8 ha sido un componente fundamental en numerosos vehículos Bentley. Se presentó por primera vez en la Serie L de 1959. Desde su introducción en 2012, se han fabricado más de 53,000 modelos Continental GT, GTC y Flying Spur con motor V8 en la Dream Factory de Bentley en Crewe, Inglaterra.

Los modelos restantes de Continental GT, GTC y Flying Spur con motor V8 están actualmente disponibles en el Reino Unido, Europa y Medio Oriente y se espera que las entregas finales se realicen durante el mes de junio.

De acuerdo con la marca británica, el cese de la producción para otras regiones ocurrirá en el transcurso de los próximos meses.

Como se sabe, el actual motor V8 genera una potencia máxima de 542 hp y un par máximo de 568 lb-pie, todo ello con bajas emisiones para adecuarse a las exigentes regulaciones europeas.