Abarth 695 Maserati Edition, un tributo de FIAT a Maserati

No solamente Ferrari gozará de un Fiat 500 que le rinde homenaje, sino que ahora la marca del tridente tendrá la distinción con el Abarth 695 Maserati Edition. Se trata de una edición limitada a 499 unidades que hará su debut en el trigésimo aniversario de la Mille Miglia, competencia que Enzo Ferrari describía como “la carrera más bonita del mundo”. La exhibición de este nuevo Abarth será en la Piazza Della Loggia en Brescia.

La nueva edición del Fiat 500 descapotable es el punto ideal de la mezcla de dos leyendas del automovilismo: Karl Abarth y Alfieri Maserati, personajes apasionados de la mecánica y del alto desempeño automotor, cuyos apellidos sirvieron como legado para dar nombre a dos grandes tradicionales empresas de la industria del automóvil. El Abarth 695 Maserati Edition combina el espíritu deportivo con la elegancia y confort que caracterizan al Maserati Gran Turismo, con la capacidad para ser utilizado a diario.

Para mover al 695 Maserati Edition se encuentra bajo el capó una motorización cuatro cilindros turbocargada de 1.4 litros con 180 caballos de fuerza, acoplada a una transmisión manual con accionamiento electromecánico mediante paletas de cambio al volante para ofrecer una conducción más placentera. Los frenos son Brembo de cuatro pistones al frente, mientras que la suspensión está provista de amortiguadores Koni para garantizar el mejor rendimiento posible.

El exterior se distingue por el diseño “Neptune” de los rines de 17 pulgadas, claramente inspirados en los de los lujosos italianos. Además está pintado en un tono denominado Pontevecchio Bordeaux, tono que se consigue con una pintura tricapas. Por su parte, la capota es de color gris. El interior, con vestidura beige, ocupa materiales comparables con de autos de un lujo mucho mayor, obviamente al nivel de los que se utilizan en la gama Maserati. El panel de instrumentos fue un pedido especial de Jaeger y se enriquece con detalles de aluminio y fibra de carbono, cerrando con broche de oro al llevar una placa en la que se manifiesta de qué auto de los 499 producidos se trata.